¿Control remoto por IP fija?

Ip remota

Existen varios métodos para el control remoto por IP fija de una máquina o de un dispositivo en Internet. Vamos a repasarlos todos pero ante todo tenemos que explicar porque el acceso remoto a una máquina o un dispositivo representa un problema técnico en Internet de las Cosas.

La idea principal es acceder en remoto apuntando directamente a la IP que publica en Internet esa máquina o dispositivo. El problema es que las IPs que asignan los operadores de telefonía a las conexiones móviles no pueden ser ni públicas ni fijas por las siguientes razones:

  • El rango de IPs en el mundo se está agotando y los operadores ya no venden IPs públicas.
  • Una IP fija representa una vulnerabilidad en Internet que expone el dispositivo a ataques externos.

En consecuencia, un operador ofrece normalmente una IP dinámica y privada para las conexiones a Internet y capa los accesos externos a esa IP con la implementación de una politica de cortafuego (de hecho, no se puede hacer un “ping” a una tarjeta SIM).

¿Cuáles son las soluciones que tenemos entonces?

DNS dinámico

Configuramos el dispositivo para que pueda conectarse a intervales regulares a un servidor en la nube y indicarle la IP dinámica del momento. De esta manera accedemos directamente desde el mundo exterior a ese servidor sin pasar por la SIM. El servidor redirige entonces todo el tráfico hacía nuestra SIM. Ese servicio es una especie de DNS porque traduce un nombre en una IP (en ese caso dinámica).

La ventaja de esta solución es que no tenemos que instalar nada en nuestro escritorio o telefóno móvil para acceder al dispositivo en remoto. Simplemente tenemos que conocer el nombre del servidor y teclearlo en nuestro navegador.

VPN

La otra posibilidad es utilizar una comunicación encriptada entre el dispositivo y nuestro puesto de trabajo. Requiere la instalación sencilla de una aplicación de acceso remoto en nuestro escritorio y sobre todo, y eso es importante, que el dispositivo sea capaz de implementar un cliente VPN.

Una de las consecuencias de incluir un dispositivo en una VPN aparte de encriptar y proteger las comunicaciones es que se asigna una IP fija privada, que es directamente accesible desde nuestro navegador web.

De esta manera también podemos ejercer un control remoto por IP fija.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*